Después de muchos meses y gracias a la favorable evolución de la pandemia, desde fines de agosto hemos podido retomar nuestros talleres presenciales.

El reencuentro con nuestras amigas del Hogar Sagrado Corazón ha sido un regalo para todos.